El cementerio Wari (800-1000 d.C.)

A partir de la segunda mitad del siglo VII el registro arqueológico evidencia una serie de cambios políticos y sociales en gran parte de la costa y sierra del actual territorio del Perú asociados a la expansión de la sociedad Wari, cuyo núcleo se ubicó en Ayacucho. Éstos se expresan materialmente en la arquitectura, la cerámica, la textilería, la iconografía y el ritual en muchas de sus facetas, especialmente la funeraria.

4h

En la costa central la presencia Wari se caracterizó principalmente a partir de los contextos funerarios que se reportaron en sitios como Ancón, Cajamarquilla, Catalina Huanca, Nievería, Huaca Pucllana, y un poco más al sur, en el valle de Asia, Huaca Malena. Con excepción de Ancón, una necrópolis de larga tradición funeraria, los enterramientos en el resto de sitios, fueron de carácter intrusivo, se asentaron sobre la parte alta de los edificios ya abandonados, destruyendo su arquitectura o aprovechándola para fines funerarios.

Huaca Pucllana fue abandonada hacia el año 700 tras grandes cambios en su arquitectura donde rasgos de identidad tan marcados como el color amarillo ceden su lugar a construcciones más sencillas. Hacia el año 800, las partes más altas del sitio se convirtieron en un cementerio de elite de la cultura Wari. La arquitectura original del antiguo templo Lima pasó a segundo plano, pues fue destruida parcialmente para acoger los fardos funerarios Wari, compuestos de un cadáver envuelto en numerosas telas y prendas de vestir. Las tumbas fueron individuales o múltiples, y contenían además ofrendas humanas de infantes para servir de compañía a los individuos principales. En las tumbas se encuentran diversos elementos como prendas de vestir, enseres de las actividades a las que se dedicaron en vida, objetos de carácter ritual y alimentos. A través del análisis detallado de las tumbas intactas y las mejor conservadas se ha logrado definir la presencia de ciertos personajes importantes de la época como: sacerdotes, individuos asociados a elementos de pesca y tejedoras de elite, entre otros.

 4i2

Los ajuares asociados a algunos individuos, dan cuenta de posibles personajes ligados a las esferas de poder provincial del imperio, probablemente burócratas y supervisores del trabajo realizado por el pueblo. Entre estos podemos mencionar al “Gran Sacerdote”, un personaje de mucha importancia, con el que se hallaron seis trajes masculinos con representación de figuras relacionadas al culto a Pachacamac, así como niños sacrificados. La tumba fue descubierta en el 2005 y constituye la primera evidencia de textiles Wari en la costa central descubiertos en una excavación arqueológica. Como curiosidad podemos decir que su cabeza no fue hallada, probablemente fue extraída para ser usada en ceremonias o rituales donde se le invocaba.

4i1