Historia

 

El Museo de Sitio Huaca Pucllana, inaugurado en 1984, es la consecuencia natural y coherente de un proceso ininterrumpido iniciado en 1967 con la primera intervención llevada a cabo por la Dra. Isabel Flores por invitación del Alcalde de Miraflores de aquel entonces,  Juan José Vega. En 1981, cumpliendo con el compromiso adquirido un año antes entre el Instituto Nacional de Cultura (INC) y la Municipalidad de Miraflores en el “Forum Taller Miraflores al 2000”, se inició el Proyecto de Investigación, Conservación y Puesta en Valor Huaca Pucllana, por el cual se erradicó y reubicó a los invasores del sitio arqueológico.

3a

La investigación arqueológica, la creciente recuperación de materiales procedentes de las excavaciones, y un escenario urbano atento y exigente, confluyeron para la construcción de un espacio capaz de albergar el patrimonio mueble recuperado, de proyectarse a la comunidad a través de actividades diversas y de la habilitación de un circuito de visitas en el mismo sitio; y de revalorar lo que hasta entonces se consideraba un “montículo de tierra y basura”, para erigirse como uno de los monumentos más representativos de la cultura Lima y un ejemplo de gestión cultural a nivel nacional e internacional.

El 6 de febrero de 1987 Huaca Pucllana fue declarada zona arqueológica intangible, mediante Resolución Ministerial N° 063-87-ED, y el 27 de marzo de 1989 se reconoció el Museo como entidad cultural integrante del Sistema Nacional de Museos según la Resolución Jefatural N°102-89-INC y, doce años después, Huaca Pucllana es declarada Patrimonio Cultural de la Nación, mediante Resolución Directoral Nacional N°1196/INC.

El Museo fue inaugurado con una sala de exposición que presentaba objetos obtenidos de las excavaciones, así como recreaciones de las actividades de las que éstos daban cuenta. El compromiso de proyección a la comunidad, como uno de los principales ejes del quehacer del Museo, adquirido desde sus inicios, se vio reflejado en la constante implementación de nuevos espacios físicos y formativos, como la habilitación del Parque de Flora y Fauna Nativa, con plantas alimenticias, medicinales e industriales tradicionales, así como animales domesticados a través del tiempo en la costa peruana, como camélidos, cuyes y perros sin pelo, entre otros.

007b

En 1988 se creó el “Taller de arqueología para niños”, una propuesta pionera concebida para inculcar en los niños, año tras año, el respeto por su patrimonio, la identificación con su pasado, y el conocimiento de la labor arqueológica. Este año se realizó la edición número 24 del taller. Más adelante se creó el área de Tecnología Tradicional Andina, una pequeña galería artesanal de exposición, demostración y venta de objetos tradicionales como textiles, cerámica, mates burilados, y cestería, así como la revaloración de nuestros alimentos nativos ancestrales en forma de productos procesados como quinua, kiwicha, y otros.

La creciente demanda externa hizo necesaria la creación de un área de Promoción Cultural que canalizara actividades como los talleres de artesanía, los festivales y concursos, las charlas, las exposiciones temporales e itinerantes, así como la realización de eventos de carácter cultural en los espacios que se habilitaron con este propósito. Además del “Taller de arqueología para niños”, se institucionalizaron a lo largo de los años programas educativos como “Contando cuentos en Pucllana”, un taller que persigue transmitir por medio de narraciones sencillas, el conocimiento de nuestras  plantas y animales y el  “Taller de adobitos”, que consiste en la enseñanza práctica del proceso para recoger el barro, elaborar los adobes y construir una estructura con ellos.

En 1991, como parte del convenio firmado entre el entonces Instituto Nacional de Cultura y la Municipalidad de Miraflores, se formalizó el compromiso de la puesta en valor de Huaca Pucllana: su estudio y conservación requería la integración de infraestructura científica y servicios turísticos. Este convenio se ha renovado con cada nuevo gobierno municipal y nacional, superando siempre con éxito las dificultades que los cambios de administración pública implican, gracias a que el núcleo central, conformado por el Proyecto de Investigación y por el propio Museo, se ha mantenido de forma constante e ininterrumpida. En 2010, con la creación del Ministerio de Cultura, el INC fue absorbido, por lo que en 2011 se renovó el convenio. En éste, el Ministerio delega a la Municipalidad de Miraflores el ejercicio de la administración de los recursos autogenerados por el Museo de Sitio, con el compromiso, entre otros, de que los ingresos reviertan en un 100% en Huaca Pucllana.

008

Entre los años 2001 y 2003 el apoyo económico fue brindado por el Patronato de la Huaca Pucllana, construyéndose el cerco perimetral, ampliando las excavaciones, con lo cual se favoreció la conservación del sitio. En el año 2000 se concesionó el restaurante turístico Huaca Pucllana, generando ingresos que junto con la habilitación de dos plazas del sitio para la realización de eventos culturales, y la tarifa de atención a visitantes establecida a partir de 2005 con la modificación del convenio interinstitucional, constituyeron la fuente de autofinanciamiento y la consiguiente independencia económica del Museo de Sitio y del Proyecto de Investigación hasta hoy en día.

Los trabajos arqueológicos llevados a cabo cada año, generaron un corpus de material que requirió la formación de áreas especializadas para su recepción, conservación preventiva, análisis y depósito en custodia. Así, lo que originalmente fue un gabinete general, hoy comprende los gabinetes de Ingreso de Materiales, Conservación de Textiles, Bioantropología y Conservación y Restauración de Bienes Muebles e Inmuebles, además de los depósitos de materiales, y la sala de objetos museables, donde se conservan los objetos arqueológicos, previamente tratados, bajo condiciones de temperatura y humedad óptimas, listos para ser expuestos.

El Museo acoge cada año a numerosos estudiantes voluntarios e investigadores, nacionales y extranjeros, interesados en el aprendizaje de los procesos propios de la investigación arqueológica, o en alguna temática particular para la elaboración de artículos científicos, trabajos de grado y tesis.

La renovación y actualización han sido factores importantes en el quehacer del Museo desde su creación, siempre acorde con las exigencias científicas, museográficas y sociales de cada momento. Ello se vio reflejado recientemente en la firma del  Convenio de Cooperación Interinstitucional con el Plan COPESCO, en julio de 2014, para el mejoramiento de los servicios turísticos del Museo de Sitio Huaca Pucllana. Este proceso supondrá la construcción de un moderno museo y la habilitación de áreas de trabajo especializadas y depósitos en las mejores condiciones, de modo que se garantice la preservación de los objetos a largo plazo, se estimule el estudio riguroso de los mismos, y se incrementen las acciones formativas.

Referencias bibliográficas

1998. FLORES ESPINOZA, Isabel; BACIGALUPO, Carlos y CCENCHO, José. 1998 Huaca Pucllana Su recuperación y Puesta en Valor: Una propuesta de Gestión del Patrimonio Monumental. En: Medios de Construcción 150:14-23.

2012. MACCARI, Bruno y MONTIEL, Pablo. Gestión cultural para el desarrollo: nociones, políticas y experiencias en América Latina. Buenos Aires: Ariel.